El AVE a La Meca comienza a circular en pruebas.

2015/07/21

[:es]El denominado ‘AVE del Desierto’ empieza a realizar estas pruebas en el plazo previsto y cumple así un importante hito en su construcción, que debe terminar a finales de 2016.

El AVE entre La Meca y Medina ha comenzado a circular en fase de pruebas con la puesta en vía del tren que Talgo envió a Arabia Saudí el pasado mes de diciembre, el primero del parque total de 35 que suministrará para este corredor de Alta Velocidad.

El comienzo de las pruebas de este AVE, que se prolongarán durante varias semanas, coincide además con el inicio del proceso de pruebas en otro de los mayores contratos de ingeniería civil logrados por constructoras españolas en el exterior, el de la ampliación del Canal de Panamá, que la pasada semana comenzó a inundar sus nuevas esclusas.

En el caso de la línea de Alta Velocidad árabe, pone en marcha su primer tren en pruebas después de que el pasado mes de mayo el ministro de Transportes árabe, Abdullah Ben Abdul Rahman Al-Mutqbe, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, constataran el “impulso” dado a las obras de construcción del corredor en los últimos meses” y la “buena marcha de los trabajos”.

Las pruebas se están realizando con un tren Talgo, el primero de los 35 que la compañía fabrica para este AVE. Se trata de vehículos expresamente equipados con una serie de soluciones que los convierte en un compartimento estanco respecto al exterior, para que puedan adaptarse a las temperaturas de hasta 55 grados y a las tormentas de arena que registra la zona del desierto de Arabia Saudí por la que circularán.

‘Megaproyecto’ Marca España

El inicio de las pruebas constituye un destacado hito en la ejecución del ‘megaproyecto’ del AVE a La Meca, un contrato de unos 6.700 millones de euros adjudicado a finales de 2011 a un consorcio de empresas españolas públicas y privadas.

El grupo está formado por las públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Indra, OHL y Talgo, además de las saudíes Al Shoula y Al Rosan

En concreto, el contrato comprende la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de la línea, de 450 kilómetros de longitud.

El proyecto también incluye la posterior explotación durante doce años por parte de Renfe de este corredor AVE que unirá las dos ciudades santas en dos horas y media.

Fuente: El Economista[:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

A %d blogueros les gusta esto: